Compartir

La microempresa de esta parroquia espera mejorar el comercio en la red. 
Si bien los pobladores de la parroquia Salinas

En este pequeño pueblo, ubicado a 29 kilómetros de Guaranda, la reciente utilización de esta tecnología  abre las puertas de su marca Salinerito a la comunidad virtual.

Durante la primera fase del proyecto, 26 usuarios de la parroquia, que son básicamente los representantes de las instituciones productivas, ya poseen conexión a internet en sus casas y negocios, según dicen, con el aval de la Superintendencia de Telecomunicaciones.

Esta red también se aplica en Guamote, en la provincia de Chimborazo.

Para Carlos Méndez y otros pobladores de esta parroquia  se acabaron los días en que tenían que viajar a Guaranda, Ambato o Riobamba para ponerse al día con las obligaciones del grupo de microempresas locales. Ahora, desde la comodidad de su hogar, pueden resolver esas diligencias con un clic.

Este poblado, enclavado entre montañas a 29 kilómetros de Guaranda y de difícil acceso por el mal estado de las vías, cuenta desde hace dos meses con un novedoso servicio de internet que –según aspiran los habitantes– facilitará la comercialización de sus productos bajo la marca Salinerito, en el mercado desde la década del ochenta.

Este beneficio surgió por iniciativa de los salinenses que tenían la necesidad de promocionar los productos lácteos, embutidos, confitería  y otras manufacturas  a los mercados locales y del mundo, explica Méndez, director de la Fundación de Familias Salesianas, una de las instituciones que participan en este proyecto.

En cuanto a la fase de comercialización, Méndez explica que existe una página web (salinerito.com) que es administrada por una corporación de Quito, pero aspiran a tener una propia para  mostrar todos sus productos y manejar directamente los pedidos desde Salinas y no de la capital como sucede actualmente.

Enrique Cachimuela, directivo de la Fundación de Organizaciones de Salinas (Funorsal), indica que la nueva conexión la consiguieron bajo la tecnología ADSL (línea de abonado digital asimétrica) de Andinatel, que permite la transmisión de datos a alta velocidad.

Esta línea telefónica está instalada en Guaranda y mediante  cuatro antenas transmisoras ubicadas en zonas estratégicas la señal se lleva, vía microondas, hasta Salinas, donde existen otras antenas receptoras que dan acceso a internet.

Las instituciones productivas de Salinas entregaron $ 10 mil para la compra e instalación de equipos, mientras otras organizaciones de asistencia comunitaria colaboraron con la parte técnica.

Geovani Castañeda, responsable de Sistemas de Camari, ONG con sede en Quito que apoya a Salinas en la búsqueda de mercados, dice que en el caso de esta parroquia se trata de una red comunitaria solidaria que cuenta con el permiso de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Suptel). Además, es un proyecto piloto que solo lo tienen Salinas y Guamote (Chimborazo) en el país.

Flavio Durán, directivo de la Cooperativa de Ahorro y Crédito Salinas Ltda., manifiesta que desde que se instaló la red puede ponerse al día en el pago de planillas, con instituciones financieras y realizar trámites en el IESS y el Servicio de Rentas Internas.

“Antes nos tocaba hacer largas colas en Guaranda y cumplir trámites que demoraban hasta  quince días”, señala.

El funcionario aún no habla de cifras porque el sistema se instaló hace pocos meses, pero los beneficios que señala son el ahorro de tiempo y movilización hacia otras ciudades.

El sacerdote Polo, quien asegura que vino a Ecuador para quedarse, elogia los avances de la tecnología, aunque teme efectos negativos por su uso. “No dejemos que la tecnología nos convierta en sujetos virtuales”, expresa.

Educación virtual
La segunda etapa del proyecto, que está en proceso de ejecución, tiene que ver con la educación, para lo cual se pretende adecuar un aula virtual con un mínimo de doce computadoras mediante las cuales los estudiantes tengan acceso a la red y puedan reforzar sus conocimientos de programas operativos como Word y Excel.

Por ello piden la  donación de equipos de computación en buen estado para hacer realidad en el menor tiempo esta aspiración educativa.

Actualmente los niños de la cabecera parroquial acceden al aula virtual, pero para realizar trabajos de texto (Word), o diseño (Paint). Uno de ellos es Germán López, de 9 años, quien ya sabe manejar estos sistemas operativos.

“Yo quiero que ya esté lista la salita de internet para hacer las investigaciones que nos mandan de tarea”, dice Luis Chamorro, también de 9 años, quien el pasado miércoles utilizaba un gorro por el intenso frío que impera en la zona.

A un costado observa el párroco  Antonio Polo, salesiano italiano que lleva 37 años en el lugar, y quien sueña con que en un futuro en esta sala se den conferencias virtuales  sobre temas educativos para los chicos y  capacitación en distintos ámbitos para los adultos.

El proyecto: conexión a la red

Beneficiarios
Actualmente las queseras, cooperativa, casa parroquial, la fábrica de chocolate, red juvenil  y otras instituciones pertenecientes a la Funorsal tienen acceso a internet. Pagan cada una 80 dólares mensuales para costear el servicio y mantenimiento.

Iniciativa
Trabajan en este proyecto Salinerito, Camari (Sistema Solidario de Comercialización del Ecuador), Funorsal, la Fundación de Familias Salesianas, Nueva Red, entre otros organismos.

Sistema Linux
Para el aula virtual de educación se instalará el sistema operativo Linux en un servidor que trabajará con varias computadoras.

Donaciones
Para donación de equipos de computación se pueden comunicar con la Fundación de Familias Salesianas al teléfono (09) 366-6048.

Bloqueo
El sistema tiene un administrador que bloquea la señal en caso de que una persona ajena quiera ingresar sin autorización.

FUENTE: DIARIO EL UNIVERSO