Compartir

El sacerdote salesiano Antonio Polo lideró un plan para crear microempresas en la parroquia.

Esto inició en 1970. En ese año, los campesinos no tenían acceso a servicios básicos y trabajaban en una mina de sal.

Con el apoyo del religioso conformaron el programa Queserías Rurales para elaborar el famoso queso El Salinerito. Luego, en 1990 se crearon otras microempresas donde se fabrican embutidos, artesanías, mermeladas, esencias, balones y chocolates. En 2002, Salinas obtuvo el primer lugar en el concurso Gestión Empresarial de Género, organizado por la Fundación Sendas. El trabajo de las mujeres en los 16 centros artesanales que elaboran canastas de paja y sacos de lana y las historias de 22 mujeres líderes que están al frente de grupos juveniles y precooperativas de ahorro y crédito permitió que Salinas obtuviera el primer lugar.     Esto fue registrado por EL COMERCIO al igual que el reconocimiento que logró la parroquia en 2004. La organización Worldaware Business Awards premió a la parroquia porque a través de la organización comunitaria  se mejoró la calidad de vida de los campesinos. En Salinas no hay desempleo ni analfabetismo. Las microempresas son visitadas por miles de turistas. Entrevista a Humberto Cholango. Líder indígena, presidente de la Ecuarunari ‘Hay discriminación contra los medios de las comunidades’ Redacción Política ¿Cuáles son sus observaciones al debate sobre al Ley de Comunicación? Para nosotros es fundamental que se produzca un debate sobre la comunicación en el país. Una cosa son los medios de comunicación y otra el derecho a la comunicación, la información y la libertad de expresión. Lo importante es que en este debate se conocieron los intereses que hay detrás del proyecto de ley.  ¿Cree que ya se han aclarado conceptos como control y regulación que se plantea en el proyecto de ley? Creo que quedan por aclarar los alcances de estos conceptos. En todo caso, es evidente la necesidad de que exista un mecanismo de control para evitar que los poderosos controlen   política, económica y mediáticamente a los ecuatorianos.  ¿Por qué está aquí? Su experiencia. Es un líder indígena de la nacionalidad Quitu-Cayambi. Desde 2003 está al frente de la Ecuarunari, que agrupa a todas las organizaciones quichuas de la Sierra. Tiene una licenciatura en Gestión de Desarrollo Local. Ha intervenido en varios foros internacionales. ¿Hay un interés del Gobierno de controlar lo que se dice en los medios de comunicación privados? Más allá del  enfrentamiento entre los medios y el Gobierno, los ecuatorianos debemos tener claro que el derecho a expresarnos libremente. Creo que este debate se ha circunscrito en acusaciones entre los medios y el Gobierno. Creo que ha quedado a un lado la responsabilidad de la ciudadanía. La vigilancia debe estar en los ecuatorianos. ¿Cómo se puede evitar que el debate se estanque en acusaciones entre medios y los defensores del Gobierno? El debate tiene que abrirse a espacios muy grandes. Me parece que han participado pocos actores interesados. En este tema el país tiene que opinar desde las universidades, jóvenes, indígenas, mueres, los pueblos… ¿Está de acuerdo con la creación de un Consejo de Comunicación que dicte las reglas de juego? El Consejo de Comunicación tiene que ser un ente que evite la judicialización de la comunicación. Sería terrible que la libertad de expresión sea judicializada. Este Consejo debe dictar políticas de comunicación. ¿Comparte que el Consejo de Comunicación tenga capacidad sancionadora? Más allá de ello, creo que es necesario insistir en la responsabilidad de los periodistas y de los medios de comunicación. Es verdad que en determinados casos, algunos medios han sido aliados y parte de la banca. Entonces tiene que haber alguien que controle esa realidad para que no se vuelva a repetir. ¿Cree que la comunicación tiene que restringirse a los comunicadores titulados? Eso es atentar contra la libertad de expresión, contra el derecho al trabajo. No estamos de acuerdo con que solo profesionales de la comunicación ejerzan esa actividad. ¿Qué pasaría con personalidades que tienen un criterio político formado, bases para opinar? No necesariamente tienen que ser profesionales. También habría problemas con los medios comunitarios indígenas porque recién estamos iniciando en estos procesos. En las comunidades no existen buenos equipos de profesionales indígenas para desarrollar estas actividades. ¿Está de acuerdo con el tratamiento que se da al tema de los medios comunitarios? Es discriminatorio, pues se ha propuesto la prohibición de que puedan receptar publicidad. Hacen una limitación, pues solo le circunscriben a un territorio muy reducido y local. Ha habido  muchos problemas para acceder a frecuencias, que son un bien del Estado. ¿Cómo se puede lograr equidad en el trato? Hemos sido víctimas de segregación, los medios comunitarios incluso son vistos como medios de última categoría y no están en el centro del debate. Este Consejo debería trabajar en este campo. Esa debe ser una de las responsabilidades del Consejo y, por lo tanto, del Estado. ¿Cree que en la Ley debe constar el tema de la reasignación de las frecuencias? A través del Foro de la Comunicación hemos hecho llegar esas propuestas. Pero más allá de establecer o no porcentajes para la asignación de frecuencias, deben tomar en cuenta que el país es diverso, es plural. Se debería tomar en cuenta que todos los medios del país deberían reflejar esa diversidad. ¿Cuál ha sido el papel de los medios de comunicación en el proceso de fortalecimiento de las organizaciones indígenas? Los medios han jugado el papel de informar al país. Ha sido fundamental para el fortalecimiento de los actores todos los sociales y políticos y no solo para el movimiento indígena. ¿Ha habido equidad en los espacios de los medios para todos estos sectores? No siempre. El movimiento indígena ha estado en la palestra de la radio, prensa y televisión solo  cuando ha habido alguna movilización, pero no por cosas innovadoras que plantee. Algunos medios han respondido a una orientación política que ha veces tiene resistencia a los planteamientos que vamos haciendo. FUENTE: EL COMERCIO 

Compartir
Artículo anteriorUn mundo de quesos
Artículo siguienteSalinas el cambio