Compartir

Proyectos y mingas para recaudar fondos son las alternativas a las que recurre la comunidad de Salinas

Parroquia rural del cantón Guaranda

En Bolívar, para ver surgir a su primera radio comunitaria

Ubicada sobre un pedazo de roca a 3.550 metros sobre el nivel del mar, la emisora se mantiene por autogestión: el 90% la financia la Fundación Familia Salesiana Salinas, a la que pertenece; y el 10% por los pocos anuncios que hacen los negocios del sector.

La población, conocida por su producción de quesos, donó decenas de cajas de huevos para colocarlas sobre las paredes de las cabinas, como aislante del sonido.

Hace dos años obtuvieron la frecuencia (la pidieron por su cuenta). Primero con el dial 88.7 FM y con cobertura local. En septiembre pasado la señal se expandió a la provincia (89.9 FM). Previo a eso, la fundación contrataba espacios en radios particulares para difundir programas educativos y culturales. Aquí prima la población indígena (16% habla quichua).

Ahí nació la idea de tener radio propia. “Uno de los objetivos es difundir la economía solidaria y ser la voz de quienes no tienen la oportunidad de expresarse”, con ese idea se creo desde sus inicios por la visión de un Salinero.

Solo el director y dos programadores reciben sueldo. El resto labora por afición. Hay extranjeros y locales, que hacen programas para niños, mujeres y adultos, en donde se rescata, entre otros aspectos, la cultura ancestral. Aquí han capacitado a comunicadores de sus poblaciones para que cuenten la realidad de sus territorios, no para negarla, acota la chilena Francisca Aguilar, voluntaria.

FUENTE DIARIO EL UNIVERSO