Compartir

Condecoración a Padre Antonio Polo.

A nombre de Salinas de Guaranda nuestra gratitud

Al medio día de hoy, en el Salón Amarillo del Palacio de Carondelet, el presidente de la República, Rafael Correa, condecoró con la Orden Nacional al Mérito en el Grado de Caballero, al padre Antonio Polo, quien ha colaborado en la lucha contra las desigualdades en Salinas del cantón Guaranda, a través de las iniciativas populares y comunitarias. El religioso, quien en marzo cumplió 50 años como sacerdote, agradeció al Mandatario por las obras que ha hecho, sobre todo las efectuadas en Salinas. En cambio Correa indicó que el Gobierno así como el padre Polo han luchado por la injusticia. Resaltó que el religioso ayudó a sacar de la pobreza a los habitantes de esa parroquia, especialmente a los indígenas. “Él encontró felicidad haciendo felices a los demás”, dijo el Jefe de Estado. Asimismo destacó que gracias al liderazgo del párroco, los moradores de Salinas no han emigrado debido a los proyectos que impulsó en esa parroquia. Antonio Polo es un sacerdote salesiano que nació en Venecia, Italia, hace 78 años. (I)

FUENTE: EL TELÉGRAFO

Padre Antonio Polo – Presidente Correa

La parroquia Salinas pertenece al cantón Guaranda, en la Provincia de Bolívar. Su población es de alrededor de 10.000 habitantes, de los cuales el 85 por ciento es indígena. Dentro de su territorio existen dos pisos climáticos: páramo y subtrópico (en zonas que van desde los 800 hasta los 4.800 msnm), lo que contribuye a que exista una gran variedad de flora y fauna. Hoy en día, Salinas es centro de una gran iniciativa de desarrollo comunitario que ha permitido a la región superar las condiciones de extrema pobreza en las que se encontraba hace más de 30 años.

Su economía se ha diversificado a través de empresas comunitarias y de un conjunto de actividades en las que participan los «salineros» en un ambiente de igualdad, logrando empleo digno para todos. Se ha mejorado la calidad de vida (especialmente en lo que se refiere a salud y educación); se han detenido los procesos migratorios y, con ello, los problemas que acarrea la migración. Los proyectos de esta comunidad han buscado lograr la autosuficiencia en la diversidad. El trabajo se basa en el cooperativismo y la ayuda mutua, y los recursos económicos circulan dentro de la parroquia en forma de inversiones comunitarias.

Diversos factores han influido en el éxito de los proyectos de Salinas, que además se han visto potenciados por condiciones favorables como el paisaje, la población mayoritariamente indígena y el hecho de contar con territorio en el páramo y el subtrópico. Gran parte del éxito está en los procesos implementados para dar valor agregado a los productos, principalmente textiles, dulces, quesos y otros lácteos; embutidos, hongos, mermeladas y panela granulada. Algunos de estos productos se exportan a Europa, Estados Unidos y Japón. Las más de 30 microempresas constituidas en la zona facturan cerca de 220.000 USD anuales.